Nuestra historia

 

 

Somos Bigotón nacimos con la llegada de nuestro primer perro a la familia. Un chiquititito mestizo que no llegaba a los dos meses y que rompía todo. De su llegada, y nuestros comienzos, ya hacen 6 años.
Para darle la bienvenida le compramos el típico kit de primeros auxilios, digo..de cachorros. Un comedero, un pretal y correa para cuando tuvieramos que ir al veterinario y una colchoneta para que tenga su lugar, desde un primer momento, y tuviera algo con su olor entre tantas cosas, personas y cosas nuevas que no conocía. A los pocos días la colchoneta ya no era una colchoneta, era algo así como una especie de manta, no quedaban casi rastros de haber tenido relleno, para lo que servía era para aislarlo del piso pero ya no era cómoda ni lo contenia. Además el precio que habia pagado por ella era el de una colchoneta.
Fue en ese contexto que se nos ocurrió hacerle una nosotros mismos, compramos tela, goma espuma, sacamos la vieja máquina de coser familiar del placard y sin saber de costura pusimos manos a la obra. El resultado fue una colchoneta, que si bien no tenia las mejores terminaciones, a nuestro perro le encantaba, estaba cómodo y con el paso del tiempo se mantenia perfecta. Pasó la prueba de las escapadas de pipi (típico inconveniente de cachorros) por su impermeabilidad y resistió las uñas del gato de la casa por ser anti-desgarro. Sumado a que no tomaba olor, no juntaba pelos y se limpiaba fácilisimo. Todo en una.
Comprobamos que en el mercado existente no trabajaban con el material que habiamos empleado y que los estampados eran mucho más originales en comparación. Decidimos publicarlas, armamos las primeras publicaciones para vender online y la aceptación fue inmediata. Los clientes que compraban estaban contentos, nos recomendaban o volvían a comprarnos para una segunda mascota o regalar. Con el pasar del tiempo fuimos mejorando y aprendiendo de lo que producíamos, creamos más productos e incorporamos lonas estampadas a pedido de algunos clientes, ya que el material, para muchos les resultaba familiar. De a poco empezamos a vender por mayor y a realizar envíos a todo el país, llegando a casi todas las provincias argentinas.
El espacio en casa fue quedando chico, no entraban mas copos de goma espuma, rollos de tela o productos terminados...
Con la llegada de un nuevo año, el 2017, nos mudamos a Buenos Aires Interior donde Bigotón tiene su espacio propio para seguir produciendo.
También incorporamos otros productos de fabricación no propia para brindarles un mas completo servicio, manteniendo siempre el deseo de que queden satisfechos de habernos elegido.

 

 

Lo que construimos es gracias a nuestro primer perro, Tobi.

Fotos: recién llegado con su primer colchoneta y ya de adulto con su gran hocico que es protagonista del logo